lunes, 26 de enero de 2015

GEMA GALGANI 22 DE NOVIEMBRE DE 2014 (por Christine)


Soy GEMMA GALGANI. Hermanos y hermanas en humanidad, mi presencia en vosotros, a vuestro lado, es la de mi vibración, la vibración de la Unidad, la que está lo más cerca del Cristo, la que está lo más cerca también de MIKAËL. Soy en cierto modo, el puente de CRISTO a MIKAËL y también en vosotros, un puente que deben tomar, aunque no exista la Unidad.


Tuve la oportunidad, durante numerosos años, de darles a entender, a comprender, y a experimentar lo que es la Unidad en el seno de la dualidad. Esta aspiración a la Luz, esta aspiración a CRISTO, haciéndoles reencontrar una Felicidad sin objeto, una Paz sin igual, un espacio de resolución donde no pueden más existir ni el menor antagonismo ni la menor oposición.


Para los de entre vosotros que tuvieron la oportunidad de recibir mi Presencia, o mi acción, lo más a menudo a través de un velo blanco de Luz, es lo que más os permitió experimentar, de algún modo, el sentimiento de la Unidad, la comprensión de la Unidad, pero también son vividos por episodios, por momentos, o de manera definitiva. Esta Unidad es la que les hace trascender la ley de la dualidad, la ley del antagonismo y de la oposición.


La Unidad confiere la Paz, confiere la calma, confiere la vacuidad de lo que hace habitualmente la organización, la gestión y el desarrollo de sus vidas en este mundo. La Unidad no es un concepto incluso así pueda serlo. La Unidad no es una oposición a la dualidad. La Unidad, es respirar y vivir la Alegría, la ligereza, la facilidad, donde nada más llena el campo de la consciencia, que la Luz, expresada por algunas de mis Hermanas y algunas de mis Hermanos ancianos por esta Presencia Infinita o esta Última Presencia. Pero volverse la Paz, hacerse Uno, no es ir de uno al otro, es ser esto a cada minuto, en cada soplo, en cada momento, en cada encuentro, en cada instante.


La Unidad, al igual que lo que fue llamado el Absoluto o Último, no es ni una meta ni una línea de llegada, pero mucho más un estado que se estabiliza cada vez más, o que se aleja cada vez más. Por supuesto, hubo marcadores y primero delante de este, durante este período desde, yo diría, casi un año, es la puerta Unidad, la que está en vuestro cuerpo, que es la Puerta del Espíritu, situada, os lo recuerdo, por encima del seno izquierdo. Esta Puerta Unidad que es mi vibración y que es pues la vuestra.


En el momento en el que el Canal Marial se desliza y penetra en vosotros, tal vez sintieron un dolor o una molestia, en esta zona de su Templo. Esta Puerta Unidad forma parte, como tal vez sabéis, de lo que fue llamado he aquí mucho tiempo la nueva eucaristía.


Esta Unidad, cuando es vivida, y no solamente en el sentido de una experiencia sino en la totalidad de cada soplo y de cada instante, os confiere y os da la Paz, la Paz en vosotros pero también en lo que emana de vosotros.

La Paz, es también el momento en el que no os hacéis indiferentes al mundo, donde no os apartáis del mundo sino donde todos los velos de este mundo son quitados, con el fin de devolverles a vuestra clara visión, la de vosotros mismos, la de la Alegría, ahí donde sopla el Espíritu, tanto en su Fuego como en su Agua que en su Tierra y en su Aire, al nivel de los elementos por supuesto, que no tienen ya nada más que ver con los elementos tal como lo vivisteis en el seno de este mundo pero unos elementos magnificados, que sean llamados Jinetes o como los llamo el Comendador de los Ancianos, los Hayoth Ha Kodesh.


Poco importa el nombre; lo que importa no es de nombrar, lo que importa no es comprender pero lo importante es de dar, de dar-Se, ¿pero a quién os consagráis? No al otro, no a una autoridad exterior a vosotros mismos sino al CRISTO.


Y cuando hablo de CRISTO, no se formalicen de las palabras, ya lo dije, que lo llaméis LUZ, que lo llaméis SOL, cualquiera que sea la representación, la historia, o la manifestación que, para vosotros, evoca en alguna parte esta absoluta blancura, esta pureza absoluta.


La Unidad es la manifestación de la vida que no está más encerrada ni presa de ningún concepto, de ninguna idea, de ninguna suposición ni de ninguna interrogación.


1. Ser esto, ser eso, es no ser más afligido por ningún peso quedando presente en el seno de este peso y de esta densidad, sino magnificado y transformado, no por vuestra voluntad, sino por la voluntad de la Luz, la voluntad del CRISTO, llamadla como quieras, y esta voluntad del cielo no es más una voluntad en el sentido humano, es una evidencia, una evidencia y una transparencia, algo que va a conduciros a fusionaros con vosotros mismos, entre el Eterno y lo efímero, entre vosotros y un otro vosotros, entre vosotros y nosotros, entre vosotros y los Ancianos o vosotros y los Arcángeles, hasta el momento en que todo esto se disuelve en la misma Unidad, en la misma consciencia si me atrevo a expresarme así, ahí donde no existen ninguna separación, ninguna división, ninguna anticipación, ninguna proyección, ninguna historia, ningún sufrimiento si no la mordedura de Amor que os consume en el Fuego para el CRISTO y para nada más.


En este espacio, no hay lugar para ninguna lucha, no hay ningún espacio para la dualidad, no hay ningún espacio para la sombra porque la Luz y el Blanco llenan todo, no dejando ninguna sombra, no dejando transparentar ninguna desviación. Es también la transparencia del cristal, es la disolución del alma, su desaparición en provecho del Espíritu. Esto abre en vosotros todos los posibles, todos los posibles que no necesitan ser manifestados o actualizados porque representáis, a vosotros sólo, la suma de todas las experiencias de este mundo como de todo mundo.


La Unidad es la sonrisa a la Vida, la sonrisa a la Eternidad, la sonrisa también a lo que parece como dual y doble, que esto sea las fuerzas de oposición, las fuerzas de seducción o las fuerzas del encerramiento de este mundo, poco a poco, por toques, por etapas o de manera violenta, habéis concluido, de por lo que vivías, un cierto número de cosas. La Unidad os condujo a las puertas de la Eternidad. La Unidad os conduce a esta transparencia, a esta Humildad, a esta Sencillez, por supuesto, pero también a esta famosa desaparición. La Unidad es ante todo irremediablemente ligada a lo que es llamado, por nuestras Hermanas orientales, él Sí o Atman si preferís, de Atman a Brahmán, a la energía de Brahma. La Unidad es pues ligereza pero también un espacio no cerrado, ahí donde no hay más lugar para poner la menor sombra, la menor memoria, el menor porvenir porque todo es resuelto cuando el Arcángel ANAEL llamo Hic y Nunc, Aquí y Ahora o el instante presente, si lo preferís.


La Unidad disuelve lo que debe ser-lo y disuelve sobre todo lo que pueda frenaros por las resistencias de cualquiera que sea la naturaleza, con el fin de dejar todo el lugar al Amor, no para acoger el Amor pero más que acoger el CRISTO, volverse El-mismo, por un acto de fusión, de matrimonio, que evoca por supuesto el matrimonio místico, el matrimonio místico con vuestro cuerpo de Etreté, con vuestra mónada, con MARÍA, y conmigo, es sólo la resolución de vuestras propias resistencias, vuestros propios miedos y como decía el Comendador, ¿hay miedo o hay Amor? No puede haber los dos, y cada vez menos.


Pero si hay miedo, ella no está ahí y emerge sólo para hacer tomar consciencia de esta famosa distancia que puede aún existir entre lo Eterno y lo efímero, entre la oruga y la mariposa, pero esta distancia misma, lo sabéis, es sólo una ilusión construida por el ego y la separación con el fin de entretener, en el seno de este mundo donde pusimos los pies y donde aún tenéis vuestros pies, de mantener la dualidad, la alternación de sufrimientos y de alegrías, la alternación de enfermedad y de salud, todo lo que conocéis como mecanismos de alternación, incluso en la alternación de vuestras noches y vuestros días y vuestras estaciones; existe en vuestro interior la misma alternación.


Es la alternación que debe modificarse, radicalizarse luego desaparecer. Es también el momento en que la tierra parará su movimiento. Esto os fue anunciado de diferentes modos y por diferentes vías. Existen varias explicaciones pero las explicaciones en sí mismas no son nada más que para calmar, para comprometer en cierto modo lo que habéis ido ahí donde estáis realmente, no en lo que pasa, no en lo que muere, pero más bien en lo que no conoce nada de todo esto. La Unidad, es también la estabilidad, no en este mundo, por supuesto, pero la estabilidad que es forjada por el contacto con el Espíritu, permanente y cada vez más intenso.


El encuentro a la Luz, vuestro encuentro y vuestros encuentros múltiples con la Luz construyeron un cuadro con pequeños toques de diferentes colores, de diferentes impulsos, de diferentes luces, de juego de sombra y de luz. La Unidad sería como un cuadro donde no existe ninguna sombra, ni forma, y sin embargo donde todo está incluido como en un gran todo, pero el cuadro en este mundo no es la Verdad.


Sólo hay una proyección sobre una pantalla ilusoria de algo que sólo hacer pasar, y morir. Mi vibración, mi Presencia os son adquiridas, las unas y las otras. Si en vosotros parece manifestarse el sentimiento de ser doble, es decir de a la vez de ser este Ser eterno y este ser efímero, y a veces de combatiros vosotros-mismos entre estos dos aspectos vuestros, entonces mi vibración, por la puerta Unidad y por el Canal Marial es la ocasión de permitirles ir a trascender todo esto en vuestro interior, no por cualquier voluntad, no por un cualquier Abandono pero más bien por lo vivido en el instante presente donde todo se celebra simultáneamente en este mundo como en otros.


La Unidad no tiene que ser adoptada como concepto ni como pensamiento, ni como afirmación. La Unidad se deriva directamente de vuestra Humildad, de vuestra Sencillez y por supuesto todos los procesos vibratorios que se os mostraron, más o menos intensamente durante estos años. Os llamamos a menudo los Niños de la Ley del Uno, Semillas de Estrellas y otros nombres, porque ninguna Unidad puede subsistir de manera evidente en el seno de este mundo, de manera manifestada al exterior, pero que es completamente posible en el interior, permitiéndoos justamente de transcender esta distancia, esta barrera ilusoria entre el interior y el exterior. Esta Unidad, acompañada de la Humildad os va pues a permitir ver claro, de ver claro en vosotros como en el cuadro que se levanta y que pintáis por toques, que representa el conjunto de vuestra vida en el seno de este cuadro o de esta prisión, si lo preferís.


La Unidad es un estado de Alegría que concurre al estado de Gracia, concurre también al reflejo, porque de esta confrontación entre vosotros en el seno del efímero, y en el seno del eterno, se manifiestan unas evidencias pero también unas resistencias. Que se celebren, evidencias o resistencias, no luchéis, no resistan más que eso. Contentaos con dejar vivir lo que se vive, porque no sois lo que se vive. No podéis ser lo que se vive y ser LA Vida.


Ser la vida, no es vivir su vida, es dejarse vivir por la Luz, y no es de todo descanso. Está lejos de ser un acto de cobardía o hasta un acto de valentía. Es ante todo, yo diría, este último abandono, esta trascendencia, incluso esta resistencia que os permite no ignorar pero de sobrepasar y de trascender, no por un esfuerzo, no por una intervención, exterior o interior, pero más bien ahí también por el sentido de la evidencia.


Numerosas fuimos a hablaros y entreteneros de la evidencia de la Luz y de la Unidad. Numerosas fuimos a darles nuestro camino y nuestra vivencia, no para identificaros pero, tal vez para darles a ver el conjunto de los posibles, lo que podría llamar los doce caminos o los veinticuatro caminos, lo que reencuentran en ciertas tradiciones primordiales antes de que éstas sean alteradas. Es, si lo preferís, lo que se llama los veinticuatro senderos de Luz, como los veinticuatro Ancianos o como las doce Estrellas, como las doce Puertas sobre vuestro cuerpo y como las veinticuatro Puertas de vuestro cuerpo. Este conjunto de doce y de veinticuatro reconstituye la Unidad, esto lo sabéis.


Os remito para esto a lo que fue dicho he aquí numerosos años por los guardianes de la Intratierra en esta obra que se llama «la Humanidad en devenir». Hubo que trazar en cierto modo un camino, para darse cuenta que no hay camino.


Hay que recorrerlo para verlo hasta el final. La Unidad, es también como un toque del cuadro, reunir los pedazos dispersados, los diferentes fragmentos de vosotros-mismos en el seno del efímero como de sí mismo en el seno de la Eternidad. Es salir de la fragmentación, salir del encerramiento pero cuidado de no querer establecer esta cesación de fragmentación, esta cesación de tabiquería en el seno de ESTE mundo porque vuestro reino no es de este mundo. Hasta diría que la Unidad no es de este mundo, incluso si algunos de nosotros, entre las Estrellas, los Ancianos y otros desconocidos trascendieron este mundo y vivieron la Unidad. Pero este mundo, en sus leyes, nunca podrá vivir la Unidad. Daos cuenta de la imposibilidad de vivir esta Unidad a una escala colectiva mientras haya fragmentación, mientras no son re-unificados unos a los otros y a vosotros-mismos, y con CRISTO.


CRISTO les decía «Mi reino no es de este mundo». Él os decía también «estáis sobre este mundo pero no sois de este mundo». ¿Es por lo tanto que rechacéis la Tierra en su esencia? No. Pero no olvidéis a vuestra MADRE, ni a vuestra FUENTE, ni a vuestro PADRE. No es uno o el otro, es ambos. Fusionar en la misma resolución y en la misma Unidad.


2. Si estáis en Unidad a menudo, el estado de la Unidad se instalará, no solamente en los momentos de Samadhi, es decir de interiorización, pero incluso en la manifestación en este mundo cualquiera que sea el lugar donde os llevan vuestros pasos y vuestros pensamientos. Nunca es olvidar, en cada inspire y cada expire esta Eternidad, el CRISTO si prefieren.


La Unidad es también un don y como tal, debéis ser el don. No hablo, por supuesto, de cualquier don. No hablo de los dones ligados a la materia sino que hablo del don de vuestro Espíritu y de vuestra alma a la Eternidad. Vuestro don tanto tiempo como persona efímera. Poner fin a la fragmentación, no es volver a pegar los pedazos para hacer un todo armonioso. Es sobre todo y ante todo hacer desaparecer la separación.


Reencontrar la Unidad, no es solamente juntar los pedazos sino ponerlos en sintonía, hacerlos funcionar con el mismo Aliento, la misma Verdad, el mismo arranque y el mismo Fuego. La Unidad, al igual que la Infinita Presencia o la Última Presencia os llevaron, si puedo decir, a las fronteras de los que sois. La Unidad no puede en ningún caso oponerse a la dualidad, sino ella-misma vuelve a ser dualidad. No hay otra alternativa y otra posibilidad que esto.


Entonces, durante el espacio y el tiempo en que estamos reunidos, hoy u otros días, vamos a fusionarnos en el seno de la Unidad que es, os lo recuerdo, uno de tres componentes de la Nueva Trinidad o nueva eucaristía. La Unidad es en cierto modo el punto central de donde se edifica el lienzo de la Eternidad. La Unidad es ligereza, os lo dije, os lo repito. Esta ligereza podría ser traducida con palabras a connotaciones más orientales, podríamos llamar la vacuidad. Es el espacio donde no hay ni pensamiento, ni emoción, ni reacción, a lo que sea. No es por eso la desaparición sino que es lo que permite conducirles a vosotros-mismos, en acuerdo con la Fluidez de la Luz, con la Gracia y sobre todo con la Alegría.


La Unidad se vive. Ella os llena de Alegría, os satura de Alegría, puede daros a veces la impresión de fragmentarse pero no es una fragmentación, es una desaparición. No queda más, como después de una fragmentación, un conjunto de pedazos sino que sólo queda un todo que es mucho más que la suma de los pedazos ya que está incluido, en este momento y solamente en este momento, la totalidad del CRISTO. Retened esta noción de ligereza y de evidencia.


La Unidad os da a ver vuestra propia actividad en el seno de la Ilusión, en el seno de la dualidad. Ella os da a ver, no solamente vuestras acciones, pero más bien vuestros mecanismos de acción, en cierto modo, los mecanismos que están en vosotros y que se expresan, esta expresión concierne también a la Unidad misma, que todo lo que hace resistencia a la Unidad, todo lo que no fue quemado en totalidad, por el momento tal vez, por el Fuego del Amor. La Unidad es indisociable del Amor. Sino no es más el Amor. Pero un amor condicionado o condicional, un amor de circunstancias y no un Amor espontáneo y de evidencia. Todo esto, lo escuchasteis y vivisteis de diferentes modos.


Hoy, en esta fase de la Obra al Blanco, se realiza como lo sabéis, al nivel alquímico, la última etapa que es mucho más que una sublimación. Esta Obra al Blanco corresponde también a lo que fue llamado por el Comendador de los Ancianos la ASIGNACIÓN VIBRAL.


No estáis más en el período de elegir, estáis en el período de la manifestación de vuestra elección. Todo esto fue largamente y ampliamente desarrollado pero está bien volver a ponerlo al día. Él está hoy, en este matrimonio místico, cualesquiera que sean los nombres que le pongáis, que esto sea la Gracia, que sea una Celebración, que sea un Femenino sagrado, todo esto representa en definitiva la actualización, o no, de la Unidad, la que es posible vivir en el seno de este mundo como Esposo o Esposa del Cristo o como Absoluto.


La Unidad también cambia el conjunto de vuestros mecanismos, como os habló el Comendador de los Ancianos, esto es evidente. Si no veis claro en vosotros, mirad simplemente, entre los escritos y los testimonios, de vuestros hermanos y hermanas que os precedieron bien antes de esta época particular, que esto sea de mi tiempo o anterior, que sea en Oriente como en Occidente. La Unidad puede manifestarse de diferentes modos, puede ser declamada por poemas como uno de los Ancianos llamado RUMI, puede ser conceptualizada a fin no de crear algo, pero de tratar de transmitir la evidencia de este Silencio de la Unidad.


Hoy, esta Unidad os da a ver, por una iluminación cada vez más violenta para vosotros o para los demás, y cada vez más preocupante o aun estabilizante, del Amor y de vuestro lugar en el seno del Amor. Lo sabéis, sois todos unos libertadores ¿pero estáis Liberados? No es un juego de palabra. Ser libertador quiere decir liberar a los demás. Es un don del Sí al Amor y para el Amor. Es el don de la Gracia que compartís con otro Corazón.


Hoy, por supuesto, la Luz os pide, y respondisteis o responderéis: « ¿Quién sois?» Y a través de lo que vivís, no en un hipotético futuro, no en una hipotética fecha pero en el instante de vuestra carne y de vuestra consciencia, posicionáis en vosotros elementos que os dan a ver, en vosotros como para vuestros hermanos y hermanas, ahí donde estáis y ahí decidieron estar, porque no hay ninguna posibilidad de error, incluso si lo que llamáis personalidad puede resistirse a veces en lo que ella cree no reconocer o no aceptar. Son sólo convulsiones finales, que no son nada comparado con la Eternidad y que sólo traducen, la falta de humildad y de desaparición.


Entonces, la Obra al Blanco, ella pasa también, por supuesto, por la Onda de Vida, pasa por todas partes del cuerpo. Ya no es más circulante. Simplemente ya no está solo presente por diferentes lugares, que se pare en las Lámparas de abajo o sube hasta las Lámparas de arriba. Es más que eso. Es un espacio donde no hay más diferencias, que para el ego como para él Sí, es sólo la ausencia de posibilidad de evolución. El alma y el cuerpo se creen imperfectos, los que están en este mundo pero que en realidad no lo están.


Todo esto se pone en marcha. Lo vivís cada día, en cada aliento, todo esto se celebra bajo vuestros ojos con a veces implicaciones o no-implicaciones que vienen en cierto modo a presionaros, no para desestabilizaros sino para pediros, en cierto modo, de entrar aún más en vosotros-mismos, porque la única Verdad está en vosotros, ella nunca estará ni en mis palabras ni en las de CRISTO, sino en este contacto silencioso, este Encuentro silencioso y este Matrimonio silencioso. Porque en cuanto hay palabras hay dolor, y cuando hay Silencio hay Plenitud de la Unidad.


Es en este sentido que desde ya más de un año, os invitamos a volveros hacia vosotros-mismos en el Silencio, que estéis solos o en grupo, pero a no mostrar más, a sólo manifestar lo necesario, lo que es la personalidad que os resulta muy útil sin embargo, que esto sea a través de vuestros conocimientos, que sea a través de vuestras actividades en este mundo pero que no os son de ninguna utilidad para ser la Luz, incluso si la recibisteis, incluso si la dejáis pasar a través vuestro con la más grande de las transparencias.


Ser la Luz no es solamente vivir la Luz, ser unitario no es solamente reivindicar la Unidad sino es probarlo, tanto por sus pensamientos, tanto por sus palabras como por sus silencios o por sus sueños o por sus vibraciones. En la Unidad, no hay lugar para la menor emoción. En la Unidad, no hay lugar para la menor agitación. En la Unidad, no hay lugar para el karma. No hay lugar para el pasado ni para algún porvenir. Es a esta condición que la Unidad ella-misma se hace Absoluta. Pero mientras la Unidad no vivió su propia redención, hay aún fragmentos, hay aún pedazos, hay aún resistencias.


Esto lo vivís, lo sintáis, o ¡no! según donde estáis, y ahí donde estáis es vuestra atribución, ya que no hay evolución, si tal es vuestra vivencia. ¿Por qué necesitaría moverse lo qué fuera para mejorar lo que sea? Este tiempo fue un tiempo. Ya no es más de este tiempo del instante presente.


Las leyes de vuestro aprendizaje, incluso las dadas en lo que fue llamado “Autres Dimensions”, ya no tienen más curso ahora. Descubrir la Autonomía y la Libertad y vivir la Unidad, es trascender todo esto, no como un error sino como un apoyo que os permitió no equivocaros, de ver claro en vosotros como por fuera, incluso si aún pueden existir unos períodos y momentos de confusión. De esta confusión, de estas vacilaciones, saldrá algo mucho más vasto, a condición de que no añadáis vuestro grano de sal en la percepción inmediata de lo que es vivido.


Es esto también ser observador. Es dejar desarrollar lo que debe desarrollarse, no como en un fatalismo ligado a la personalidad o una dimisión ligada a la personalidad pero más bien como una Trascendencia total de la forma, de esta forma y de esta consciencia.


He aquí algunas palabras que sólo completan, como siempre, lo que pude deciros durante estos años o durante las comuniones que vivimos. Hay que ir mas-allá de vosotros-mismos pero no veáis esto como un desplazamiento sino muy justamente como la ausencia de todo movimiento. En el Samadhi más intenso tal como pude vivirlo durante mi juventud, tal como lo vivió mi hermana MA, estáis absorbiendo en totalidad, en integridad en esta beatitud.


¡Es ahí! donde encontráis a la vez el lugar del descanso pero también el lugar del Amor, con el fin de que este Amor no sea limitado a este lugar sino que se haga la totalidad de quien sois. Y para esto, no hay otra alternativa que de desaparecer, y de renacer a la verdadera Vida, de dejar, como decía CRISTO «los muertos enterrar a los muertos» porque los que murieron lo decidieron, porque necesitan todavía más fragmentación, más evidencia para tomar apoyo aún más bajo -esto es una imagen- antes de remontar.


Vivir vuestra vida o dejar vivir la Vida tiene implicaciones profundamente diferentes. La dualidad os devuelve a la dualidad, al juicio, a la discriminación, a la vigilancia. La Unidad os remite a la Simplicidad, a la Evidencia y a la Gracia, donde cada evento, al interior como al exterior, es vivido cualesquiera que sean la intensidad, la alegría o el dolor, como la evidencia de lo que debe ser.


Entonces, efectivamente como los Ancianos os condujeron, primero hay que observarse, luego volverse el testigo de lo que es observado y luego incluso el testigo desaparece con el CRISTO, porque no hay nada más a testimoniar en este mundo que volver propio, por vuestra única Presencia, de vuestro propio testimonio. Esto sobran las palabras, esto pasa de roles, esto pasa de toda desviación. El Amor es, no necesita de otra cosa que Ser. Y sobre todo no necesita de vosotros porque ya lo Sois.


Entonces entendáis bien que los combates contra vosotros-mismos, que los combates contra vuestro defecto, cualquiera que sea el combate que pensáis llevar, ningún combate os conduce a CRISTO. El camino más directo y más seguro es la Humildad porque éste, esta Humildad, no pasa por la cabeza en ningún momento, porque la Humildad sólo puede nacer en el pecho y en ninguna otra parte. Ningún concepto, ninguna idea, ninguna emoción, ninguna justificación puede conducir a esto. Propongamos y vivamos un instante de fusión. 




Soy GEMMA GALGANI. 




…Silencio…


Soy GEMMA GALGANI, la Estrella Unidad. Con todo mi Amor- Que la Paz, la Luz y la Eternidad sean vuestro eterno presente. Hasta pronto. 

Para Re-Leer SRI AUROBINDO 11 de Agosto de 2010

Original en frances
http://www.autresdimensions.info
Canalizado: Jean Luc Ayoun



SRI AUROBINDO

11 de Agosto 2010 .
Yo soy Sri Aurobindo. Hermanos y Hermanas, reciban mis saludos y mis bendiciones. Me han pedido hoy de hablar sobre lo que ha sido llamada la Luz reflejada, Luz Vibral y trazar las resonancias entre lo real y proyección. De un conjunto de cosas que les hemos dado por las palabras y las Vibraciones, concernientes en la diferencia esencial entre la Luz (llamada así en vuestro mundo) y la Luz tal cuál es en los Mundos Unificados. Por lo tanto, les ha parecido a la vez intelectualmente que Vibratoriamente, que existe una gran diferencia, entre la Luz, tal como vuestros ojos la ven, tal como vuestro cerebro puede concebirla y observarla, y la Luz existente dentro de los Mundos Unificados. Ambas Luces definitivamente no son lo mismo. Ellas no son ni comparables ni superponibles ni relacionadas con las mismas sombras o las mismas partículas. Por lo tanto, muchas enseñanzas han actuado literalmente la Luz, llamando Luz a lo que no era la Luz Vibral, sino únicamente una Luz en relación con una proyección. Así, numerosas Órdenes iniciáticas han tenido un maligno placer de llamarse en el nombre de la Luz. No es hora de volver a los datos históricos, sino de restablecer la Verdad de lo que la Luz es.

Muchos de ustedes en este planeta han Vibrado, mediante la adición de la Luz Vibral al interior de vuestro Universo, lo que les permite despertar las estructuras sutiles llamados chakras y otros llamados, nuevas Lámparas y nuevos cuerpos recientemente descritos. Así, entonces la Luz se revela a ustedes bajo su forma de Vibración. En este caso, hablamos de la Luz Vibral, para no mezclar y no confundirla con la Luz reflejada. En la ilusión, por la que nosotros hemos pasado, los unos y los otros, es llamada Luz visible (o invisible, según el caso), un fotón, a la vez onda y partícula. Esta Luz (aún de día, la luz que permite ver) no es la Luz. Ella es una luz, de hecho, reflejada y desprovista de los atributos existentes en los Mundos Unificados. El encierro y el aislamiento de este mundo, en la Triple falsificación, ha hecho que la Luz Vibral nunca pudiera establecerse en la falsificación. Hay, por supuesto, diferencias importantes y esenciales para vivir y asimilar entre la luz reflejada y la Luz Vibral. La luz reflejada es esa que perciben vuestros ojos. La luz reflejada se percibe por lo que ustedes llaman el tercer ojo. Esta luz es lo que estudian los científicos de la Tierra. Luz Vibral no tiene ninguna de esas características visibles o estudiadas. Como yo la he descrito en mi vida, cuando hablé de la llegada de esta onda de la Luz Vibral, la llamé entonces, en esa época, también, para diferenciarla: Supra mental.

Entre los mutantes de la Tierra (esos que están a caballo entre dos verdades y dos realidades), coexisten la Luz Vibral y la luz reflejada. La característica, yo diría mayor de la luz reflejada no es de hacer Vibrar la Conciencia, sino más bien, de darle la ilusión de Vibrar; el encierro ha creando condiciones de confinamiento y un cierto número de mecanismos, evitando, todavía más de pensar en la verdadera Luz Vibral. Porque, de hecho, en la luz reflejada, existe una serie de leyes, una serie de comportamientos predecibles, tanto para luz visible, que por la luz reflejada, por el llamado tercer ojo, en el interior del cerebro. Una como la otra son parte de un principio idéntico, de falsificación. Es dentro de esta falsificación, también llamada matriz, entretejido matriz, o astral que se desarrollan todas las fuerzas y Egrégores destinados a impedirles de ir hacia la Luz Vibral.

Si ahora, estamos intentando, con palabras sencillas, de comparar o contrastar la Luz Vibral y la luz reflejada, podríamos traducir un cierto número de comportamientos diametralmente opuestos. Así, la luz reflejada encierra y aísla. La Luz Vibral Une y Unifica. La luz reflejada añade velos e ilusión. Luz Vibral quita los velos y revela la Verdad. La luz reflejada emite un mínimo de Vibraciones y la cuál es conocida, según el principio de propagación de la luz y las leyes físicas que existen dentro de este universo separado. Las leyes de propagación de la Luz Vibral y su comportamiento, como nosotros se lo hemos detallado, es Inteligente. Existe allí, en el ensamblaje de los fotones constituyentes de las partículas Adamantinas, una Inteligencia: una Inteligencia que responde, por supuesto, al Espíritu. La luz reflejada no obedece, en el plano visible, a vuestro Espíritu. Luz Vibral obedece a vuestro Espíritu, ya que ella sigue el Espíritu, ella acompaña y ella manifiesta el Espíritu. La luz reflejada impide ver el Espíritu, por una serie de proyecciones de imágenes, ya sea dentro de vuestra visión habitual, ya sea dentro de la visión del tercer ojo. Estas imágenes, son visibles y por lo tanto matrices, sean simples o complejas. Ellas, surgen del tercer ojo, y están todas conectadas a la matriz y al entretejido astral. Así que, en las proyecciones de la luz reflejada, todo un conjunto de elementos específicos, como de símbolos existentes en el marco de la trama astral, son la memoria misma, de vuestras vidas pasadas en la matriz, que pertenecen a la matriz. Una diferencia esencial también, es que la luz reflejada no está dentro de lo que es físico, sino es aparente en el exterior. Me explico; mismo para un clarividente astral, describirá una luz existente en la periferia o lejos de la estructura física llamada Aura. La luz es vista por lo tanto de manera sutil; es la luz reflejada, existente al exterior de la estructura física. Hay allí, también, una reversión. Dentro de la Luz Vibral, cualquiera sea la Dimensión, la Luz está contenida y dispensada al interior en la forma y no al exterior de la forma. Esta es una diferencia fundamental entre la Luz Vibral y la luz reflejada. Luego, la Luz Vibral es Inteligencia, ella es orden, disposición, ella es Vibración, y es por Esencia, multidimensional. La luz reflejada está presente, por lo tanto, sólo dentro de la matriz. No existe al interior de los Mundos Unificados, una luz exterior en una forma o en una entidad. En la forma (sea, lo que llaman un planeta, o un sol), el resplandor de la Luz Vibral se hace por un mecanismo interior contrariamente a la luz reflejada, dónde la radiación se hace al exterior.

Existe entonces un sentido y una reorientación específica, totalmente opuesta, según lo que vamos a hacer con la luz reflejada o la Luz Vibral. Así, en los mundos disociados, existe lo que llaman Sombra: una forma, una estructura que va a oponerse a la propagación de la luz que es entonces atrapada dentro de las primeras capas de la forma o de la estructura. Por lo tanto, en la luz reflejada, no hay transparencia ni claridad. No hay Sombra en el seno de la Luz Vibral, la Luz no se detiene en la comunicación al interior como al exterior de una estructura o de una forma. Hay ahí una diferencia fundamental. La luz reflejada puede traducirse a un modo visible, una vez más, por una propagación que ustedes llaman lineal, ondulatoria y corpuscular. Dentro de los Mundos de la Luz Vibral, y por lo tanto Unificada, la propagación no es propagación de la Luz, sino una resonancia de la Luz. Es decir que una partícula Adamantina está presente en multitud de lugares, de espacios y de tiempos. Esto no es el caso de una luz que llamamos, reflejada. El pasaje de la Luz Vibral a la luz reflejada es el principio mismo de la falsificación habiendo sido posible por la adición, al interior de la Inteligencia de la Luz, de una serie de fuerzas llamadas disociadoras, para desestructurar las partículas Adamantinas mismas, por una serie de explosiones, en una serie de fragmentos, no pudiendo reunirse más. Esto les muestra la diferencia de comportamiento, incluso dentro de vuestras estructuras, entre la luz reflejada y la Luz Vibral, cuando ésta empieza a manifestarse en usted y a través de usted.

Esta Luz Vibral va a ser, ante todo, Vibración. Vibración de vuestras estructuras, como Vibración de la Conciencia. La Conciencia es respaldada y soportada por la Luz Vibral. Esto también corresponde a lo que llamé en mi vida, para diferenciarlas; la energía del Prana y la energía del Supra mental. La energía pránica, vital, etérica, constituida de glóbulos de vitalidad, es la disposición de un cierto número de fotones en el entretejido astral invisible para el ojo, mientras que la Luz Vibral corresponde a las gamas de Vibración y de Propagación, no teniendo nada que ver con la teoría ondulatoria y corpuscular de la luz. El factor principal es la inteligencia y el otro se relaciona con un factor de agregación. El pasaje de la Luz Vibral a la luz reflejada se acompaña por un principio de disociación, de estallido y por lo tanto de separación. El retorno a la Luz Vibral se hace por la adhesión, la agregación, la reunión de todas las partículas de Luz que habían sido fragmentadas y divididas. En este sentido podemos decir que la Conciencia limitada es fragmentaria, mientras que la Conciencia Ilimitada es holográfica y Unitaria y porque es la Verdad de lo que constituye la Luz, dentro de los mundos disociados, profundamente alterados en comparación con lo es la Luz dentro de los Mundos Unificados.

La combinación de la luz reflejada por vuestras tecnologías, será capaz de crear luces extremadamente potentes sobre la materia, capaces, en este momento, de traspasarla, con efectos térmicos. Esto se conoce como láser. La Luz Vibral cuando se acomoda en el estado del Cuerpo de Êtreté se convierte en Fuego no térmico, llamado fuego del Éter o Fuego del Cielo en vuestras estructuras, no teniendo afortunadamente el mismo efecto, a nivel de vuestras estructuras físicas y sutiles. El láser (utilizado, incluso en la medicina, tiene por objeto cicatrizar), calienta la materia y su corolario es agujerear, literalmente, lo que existe en los cuerpos sutiles. La Luz Vibral que penetra hasta usted, desde hace casi una generación, y especialmente desde hace casi dos años, tendrá el efecto de agregación y, por el contrario, hará coherente y Unitaria todas sus estructuras físicas y sutiles, permitiendo lograr una alquimia de transmutación que conduce a lo que yo llamo una consumación de las envolturas físicas y sutiles, permitiendo la restauración de la Luz Vibral y pudiendo alcanzar el mundo de la Luz Vibral.

Conviene, por tanto aquí también, definir la diferencia esencial existente entre real y proyección. La proyección es una exteriorización del Pensamiento. Este mundo es una proyección exterior de un pensamiento, lo que llevó a la densificación de la realidad, no siendo real, como todo proceso de proyección. Quién dice proyección, dice exteriorización. Eso significa salir de la Unidad. No existe principio de resonancia, como es el caso de la Luz Vibral, sino más bien principio de exclusión, incluso a través de la fragmentación de las partículas Adamantinas de la Luz Vibral, un conjunto de partículas que llaman Sombra y corpúsculo, fotón, cuyo papel no es ser inteligente, sino obedecer las leyes conocidas de propagación de la Luz. Toda la dificultad reside en que, durante muchos milenios, no existía forma de conectar la Luz Vibral. Así, las personas que hablaban de la Luz, hasta tiempos muy recientes, no han podido vivir sino el reflejo la luz, o la luz reflejada de un modo invisible, existente en el entretejido astral. El problema no es tanto en el astral mismo, sino más bien en relación y en sintonía con los habitantes de la esfera astral, que no vienen de los Mundos Unificados, sino de algunos mundos que se disociaron, ellos mismos, de La Fuente, para hacer vivir esta disociación a otros pueblos, a otras razas, otras culturas y a otros universos. Así, dominando la trama astral, hay una maestría sobre la luz reflejada, permitiendo atraer, por el reflejo mismo de esta luz, un número de Conciencias para vivir ciertas experiencias limitantes y que yo llamaría invalidantes, porque reflejar eso siempre es relación con una proyección, y no algo real y auténtico. Así es como ha perdurado la ilusión de la matriz y se cristalizó en la proyección del Pensamiento, en este mundo, haciendo que existan en realidad dos mundos totalmente herméticos el uno al otro hasta el presente, con excepción de la parte de Inteligencia que hemos podido unos y otros, preservar dentro de la humanidad, de acuerdo a nuestros diferentes roles.
Sólo los grandes seres han sido capaces de transmutar la luz reflejada en Luz Vibral y no lo han hecho solos, han sido ayudados por las fuerzas de la Luz Vibral. Así que usted tiene, en muchas tradiciones y muchas enseñanzas, testigos que han trascendido el espacio y el tiempo para llevar sus cuerpos, como estos vehículos de luz reflejada, al interior de la Verdad. Este es un punto importante a vivir, a partir del momento de vivir la experiencia de la Vibración dentro de vuestras Coronas Radiantes, al interior del Fuego, es necesario evitar la trampa de la luz reflejada. Esta trampa no es tal una trampa, ya que es parte del aprendizaje normal de vuestro retorno a la Unidad. Se trata, de morar solo en la sabiduría y no ser atraído por la luz reflejada. Es la diferencia entre la Vibración existente en la frente y la Vibración existente dentro del Corazón. En un caso, se trata de la Vibración de la luz reflejada. En el otro caso, se trata de la Vibración de la Luz Vibral. Esto no es la misma manifestación, ni es el mismo propósito. En un caso, se mantiene dentro de la ilusión y perdura (si esa palabra se puede decir), el efecto de continuidad, en el entretejido astral. La Luz Vibral no puede subsistir dentro de la matriz astral, porque en ese momento, estaría en total oposición a ella misma. Así que, la Luz Vibral va a apagar, literalmente, eliminar, consumir (todas las palabras que se usan), la luz reflejada, ya sea en vuestra visión interior, como en lo que es posible ver por la visión de vuestros propios ojos. En ese momento preciso, a nivel colectivo, como se les ha dicho recientemente: la Luz se manifestará a vuestros ojos, incluso en el seno mismo de la luz reflejada.

No esperen ver esta Luz brillar como los rayos del sol, en el juego de sombras y luces. Esta Luz va a llenar la ilusión para consumirla. Este proceso preciso que se llama la Ascensión, ya que en ese momento, la Conciencia podrá situarse a la altura de la Luz Vibral, o bien continuar a adherir a la luz reflejada. Esa es la diferencia entre los que han despertado las Coronas Radiantes y los que no. Dentro de la interpenetración de la luz reflejada por la Luz Vibral, hay un enredo entre lo real y la proyección. El objetivo es hacer real lo que no era, por la desaparición de la proyección. El proceso alquímico es visto como una reversión y sobre todo como una consumación. Consumación habiendo sido descrita por muchos seres concernientes al fin, pero que no es un fin, sino de hecho, un comienzo. A este proceso están llamados a vivirlo, primero a título individual, en vuestras estructuras y vuestra Conciencia, para poder vivir en el momento deseado, incluso dentro de este sistema solar, y del conjunto de vuestra Tierra, y todo lo que constituye vuestra vida. Por lo tanto, el tiempo que usted vive es un paso intermedio, preparatorio para pasar de la proyección a lo real, y de pasar de la luz reflejada a la Luz Vibral, y del mecanismo de la luz para llegar a la Inteligencia de la Luz. En pocas palabras, esperaba hacerles ver estos dos conceptos. Si tienen alguna pregunta, me dará placer, de avanzar un poco más sobre la experiencia y el significado de lo que acabo de decir, al tiempo que señalo que lo más importante es, por supuesto, la experiencia y no su significado.

Pregunta: ¿Cómo entender entonces lo que es la Antimateria?

Querido hermano, lo que vuestro mundo, llama Antimateria, es de hecho la Luz Vibral. Ustedes están invertidos. Este principio de inversión está presente mismo, en el seno de vuestra retina, en el cuarto oscuro del ojo, que invierte la luz en el interior de vuestro ojo, a través de diferentes sistemas ópticos para reenviar, retornada y cruzada en las esferas cerebrales de integración de la visión. Es el mismo proceso. Lo que llamas Antimateria, lo que tú llamas las Llamas del Infierno, no es otra cosa que la Luz Revelada y desde vuestro punto de vista de la proyección de la luz reflejada, eso no puede simplemente existir, porque es invisible a vuestros ojos y a vuestra Conciencia, como a vuestra mente. ¿Por qué creen que hemos llamado con ustedes, a los Angeles del Señor, viniendo al interior de esta ilusión, siendo obligados a usar estructuras permitiéndoles ver la Sombra que ustedes son. La proyección de la luz reflejada no es otra cosa que una Sombra. Y sin embargo, desde el punto de vista y perspectiva de aquellos que han encarnado, como yo lo estuve, la Antimateria fue la no existencia y la Sombra dónde la Nada, recorría todo lo que es visto en el Cielo. Pero eso es exactamente lo contrario, en Verdad.

Pregunta: ¿Qué es Prana?
Prana o glóbulo de vitalidad, corresponde a la asociación de un número de fotones existentes a nivel de la matriz astral. Ella no está totalmente invertida, ella es reflejada e ilusoria, debido a la fragmentación de las partículas de Luz reales existentes en el Universo Unificado. Simplemente, las puertas han sido abiertas, hace una generación en este planeta, y desde hace un corto tiempo, ellas permiten efectivamente de superponer al Prana las partículas Adamantinas que por otra parte algunos pueden percibir. El Prana es una asociación de fotones que yo calificaría, de intermedios porque no pertenecen completamente a la proyección sensible y visible por vuestros ojos, pero situados más en el cuadro del entretejido de la matriz astral. La peculiaridad de la velocidad de desplazamiento de ese Prana en movimiento (es semi-transparente): es lenta, cuando es visto por alguien llamado, Clarividente. Luz Vibral o Agni Deva, tal como se presenta en vuestra Dimensión, siempre visto por un Clarividente, es una partícula más pequeña que una de Prana y sin embargo, está constituida de 144 000 fotones. Ella posee una cola, como un cometa, debido a la velocidad de desplazamiento de dicha partícula, penetrando, literalmente, y rasgando la matriz astral dentro de vuestro entorno. Cuando el Arcángel Miguel los ha llamado; Hijos de la Luz, Ancladores de la Luz, eso corresponde a la adición de partículas Adamantinas, dentro de vuestras estructuras limitadas permitiendo desgarrar a vuestro nivel la trama astral, lo que corresponde a rasgar el tejido del astral, como se ha logrado en gran parte por la liberación de las Claves Metatrónicas, ya hace un año. Los glóbulos de vitalidad se ven oscuros, por un Clarividente, como desprovistos de luz, lo que es paradójico, mientras que las partículas Adamantinas, un Clarividente, las ve muy brillantes, extremadamente densas, no irradiantes, pero radiantes al interior de sí mismas. Por lo tanto, una partícula Adamantina es plena de Luz. Un glóbulo de Prana es como un caparazón vacío de Luz.

Pregunta: ¿Cuál es el significado de la palabra Adamantina?
Adamantina viene de Adama, en referencia a un nombre conocido, creo yo, en esta humanidad, relacionado con el mundo llamado Telos, Agartha Tierra Interna, viniendo más precisamente de Adama, Adame, que ha sido llamado en la lengua falsificada, el hombre original, el rebaño. Esto significa, en un lenguaje mucho más allá de la ilusión creada dentro de la matriz, no un rebaño, sino la libertad.

Pregunta: ¿La integración de estas partículas Adamantinas es un proceso necesario para el paso a la Unidad?
En su totalidad. Esto puede ocurrir sólo cuando la Corona Radiante del Corazón se active. En otras palabras, usted no puede agregar las partículas Adamantinas por un esfuerzo de voluntad, ni deseo alguno. Es la activación de la Puerta del Corazón, Puerta interdimensional, que permite a las partículas Adamantinas de revelarse a su alrededor y en usted, y crear así las condiciones propicias para vuestra extinción de la matriz .

No tenemos más preguntas, gracias.
Queridos Hermanas y queridos Hermanos, les transmito todo mi Amor.

Traducción: Hedyn Núñez. Montreal.

jueves, 22 de enero de 2015

Para Re-Leer Anaël 26 de Noviembre de 2011

Original en francés.
http://www.autresdimensions.info
Canalizado: Jean Luc Ayoun
Transcripción: Véronique Loriot



ANAËL
26 noviembre 2011

Yo soy ANAEL Arcángel. Bien amados Hijos de la Luz, bien amadas Semillas de Estrellas, que la Gracia, el Amor y la Unidad sean vuestra última Verdad. Vengo, en este día, como Embajador del Cónclave Arcangélico, a fin de hablar al conjunto de las Conciencias de la humanidad que se dignarán leer las palabras u oír las palabras que voy a darles.
Mi propósito se inscribe, en alguna forma, en la continuidad de la transmisión Vibratoria realizada entre el Arcángel Miguel y el Arcángel Uriel, en vuestra fecha Terrestre del 10 de noviembre del año 2011. Ciertos mecanismos en adelante trabajando en cada Conciencia (que ella esté unificada o no) van a traducirse para la humanidad en su totalidad, por la puesta en cara a cara, y en resonancia de la acción de la Luz en este cuerpo que habitan. Así pues, vengo a darles un cierto número de elementos concernientes a este cara a cara que es llamado a ser vivido en cada uno a título individual y por consiguiente a título colectivo. Muchos Seres humanos, presentes en la superficie de este mundo, no tienen Consciencia de los elementos que se desarrollan, por una razón que les es propia: sea por la inserción en su realidad tridimensional, como la única existencia, sea porque el momento aún no ha llegado para ellos de vivir el encuentro con la Luz. Cualquiera que sea, el conjunto de la humanidad es en adelante afectado de una manera u otra por la inmersión de esta realidad tridimensional en una nueva realidad viniendo a poner fin (así que quizá lo saben) al principio de aislamiento, al principio del encerramiento, al principio de la limitación.
Cada Ser, en este proceso, cada Conciencia, permanecerá y seguirá siendo Libre del establecimiento de su Vibración en una Dimensión o en otra. La Libertad es total cualesquiera que sean los reajustes presentes durante este período precedente, en alguna forma, al momento elegido por la Tierra, que solo la Tierra conoce y que ningún Arcángel, que ningún Ser de alguna Dimensión no pueden develar porque simplemente no la conocen. Hemos dicho que todo estaba cumplido, en las Dimensiones Unificadas, en la Dimensión de devenir de la Tierra como en la Dimensión de devenir de la Conciencia individual. No obstante, lo que la Conciencia separada es llamada a vivir en la superficie de este mundo, es evidentemente, profundamente diferente según la Vibración que es llevada y soportada por la Conciencia, en las Coronas Radiantes de la Cabeza, del Corazón o en la ausencia de la presencia de la Vibración de las Coronas. Cada Conciencia, a título individual, como a título de sus interacciones y de sus interrelaciones, es traída por la acción de la Luz, a posicionarse en su propio devenir (posicionamiento cuya instalación permite desarrollarse en condiciones profundamente diferentes para cada Ser y para cada uno). Cualquiera que sea la ignorancia de la Luz Vibral, cualquiera que sea lo vivido, Interior y total de la Luz Vibral, el llamado de la Luz se hace de diferentes formas, realizando en el Ser un cierto número de ajustes y de reajustes que son incluso para modificar eso que es necesario y útil para cada Conciencia presente en este mundo, a fin de dirigirse hacia su mundo de devenir, hacia su mundo futuro, correspondiente a su Vibración. Así como se les ha dado a ver, a entender, a percibir, a comprender, cada Conciencia vive hoy, sobre esta Tierra, en el Espacio que es el suyo, en el tiempo que es el suyo y que le es propio, un cierto número de mecanismos destinados a establecerles en su Vibración, en su devenir, cualquiera que sea este devenir ya que la elección está hecha.
Cuando el Gobernador y el Comendador de los Ancianos (Nde: O.M. AIVANHOV) les ha especificado, desde el principio de esta primavera de este año, que todo estaba realizándose y que todo se realizaba, lo que estaba bien obviamente, en las instancias más allá de la Ilusión, más allá de esta realidad tridimensional. La acción de la Luz, en vuestras vidas, es profundamente diferente para cada uno ya que está inscrita en el respeto total de vuestra Libertad de establecimiento Vibratorio, en la Libertad de eso que es para ustedes los elementos que han contratado. Que eso esté por el Abandono a la Luz, que eso esté por el abandono a la acción y reacción, el conjunto de los procesos vividos y a vivir, en esta Dimensión, solo traducen, para cada Conciencia, para cada Semilla de Estrella, para cada Ser, la estricta retribución, la estricta repartición de eso que es justo (para esta Alma y para esta conciencia) a vivir, en este mundo. Existe y existirá cada vez más en lo que son en el estado actual de vuestra Conciencia un cierto número de marcadores que nadie podrá evitar, que nadie podrá negar, concernientes a la Verdad de lo que tienen que vivir. Estos marcadores comunes a los unos y a los otros, cualquiera que sea su grado de conocimiento o desconocimiento, permitirá definir no la posición sino mas bien el devenir en función de la calidad del humor que es vuestro, en ese momento (y precisamente en ese momento) hasta la fecha de la intervención magistral de María el 17 de diciembre. Así pues, en ese lapso de tiempo donde la Luz viene a tocar a vuestra puerta, donde ustedes han respondido (o no) en función de su Libertad, se establece el Pasaje, o el no Pasaje de la Puerta Estrecha. El elemento mayor y fundamental, es de comprender y de aceptar que no puede establecerse en vuestra conciencia otra cosa que eso que vuestra Libertad de Conciencia ha decidido. Que esta libertad recurra a la personalidad, como al Êtreté, el conjunto de las circunstancias de eso que llaman vuestra vida (en sus compartimentos sociales, afectivos, interpersonales o de resurgimiento de últimas heridas o de devenir este cuerpo) se inscribe en totalidad, en la Libertad para establecerse (que es la vuestra) en el devenir Vibratorio de la Tierra, que es (como lo saben) la Ascensión en la 5ª. Dimensión.
Así pues, se les será hecho exactamente según su Vibración y según su elección. A partir del momento en que acogen y aceptan este principio (cualquiera que sea su elección y cualquiera que sea su Libertad) pertenecerá entonces, en un caso como en otro (y lo llamo en un caso como en otro, sea la elección de la Luz Unitaria, sea la elección de mantener la experiencia de la Unidad) acoger las consecuencias de vuestra elección con la misma Alegría. Ya que, si, cualquiera que sea esta elección, alégrense ya que se les hará exactamente lo que decidieron, por la Vibración de su Conciencia. Así pues, los que vibran se reforzarán en su Vibración. Los que no vibran y que se abrirán a la Vibración (porque es la elección de su Conciencia) vivirán de manera cada vez más brusca, de manera cada vez más evidente los procesos Vibratorios. En cuanto a los que hicieron la elección, Conciente y deliberada, de mantener una estructura inscrita en los mundo carbonosos durante un tiempo que es el suyo (ya que eso es su Libertad) muy exactamente serán confortados ellos también en su elección Vibratoria de Conciencia. Así pues, cualquiera que sea el guirigay de este mundo, cualesquiera que sean las jornadas en este mundo, cada vez más intensas, cada uno adoptará el punto de vista que es el de su devenir. Cada uno vivirá su propio devenir.
Así pues, lo que se había nombrado los compromisos colectivos, resultantes de la falsificación de este mundo (y no de la vida sino más bien de los principios aplicados a este mundo), se verán en totalidad puestos en Luz. Esta puesta en Luz corresponde a la iluminación particular de la Luz viniendo a rasgar la totalidad de los velos de la Ilusión, concernientes al encerramiento de la personalidad. Cualquiera que sea su Vibración, cualquiera que sea su opinión, cualquiera que sea su juicio, cualesquiera que sean sus creencias, pasará a ser en ustedes muy exactamente lo que acogieron. En eso, están en condiciones de alegrarse. Lo enunciamos aquí hace poco tiempo que la amortización vinculada a vuestra Presencia de Luz, a vuestra Presencia encendida, ha permitido amortiguar el concepto desplegado por el bien amado Juan: ”el choque de la humanidad”. En este mundo existen distintos países, existen distintos continentes, distintas creencias, distintos lugares y distinto tiempo, en la revelación de la Ascensión de la Tierra. Así pues, cada uno se posiciona en su Conciencia, allí donde debe estar muy precisamente. La Vibración de la Luz, aceptada o no, se traduce en adelante por un proceso de acentuación o de precipitación del conjunto de los mecanismos que ustedes mismos han creado. Esto se llama la co-creación Conciente, de vuestra propia Verdad, de vuestra propia realidad.
Ninguna Conciencia puede derogarse, ninguna Conciencia podrá derogarse. A partir de este momento allí, las cosas, los elementos de su Conciencia, los elementos de su vida, en todos sus sectores y en todos sus aspectos, se les aparecerán de manera cada vez más evidente. Esto se traducirá no por las elecciones (puesto que el Tiempo no está ya para las elecciones) sino por las realizaciones que les pertenecen. Estas realizaciones se sitúan en distintas esferas (que pueden ser, tanto, el final de un cuerpo y el principio de otro cuerpo, la transformación de un lugar en otro lugar) por lo tanto sin estar en condiciones de decidir por ustedes mismos (en la personalidad) lo que decidieron, sino establecerse (por la Inteligencia de la Luz) en el mundo y la Vibración que es suya, por ese potencial de co-creación manifestada, encarnada y que se les presenta. Este proceso se llama, el también individual, porque no se refiere al colectivo, al mismo tiempo en el mismo espacio de la Tierra pero según una marcha Vibratoria que es consustancial a cada Conciencia. Este momento es un momento de preparación, permitiéndoles vivir lo que deberá vivirse, en el momento de la liberación de la Tierra (cuando lo haya elegido), en el estado Vibratorio de su Conciencia, de sus circunstancias de vida más adaptadas a su Libertad, tal como la conciben, tal como la aceptaron y tal como la concientizaron.
El Arcángel Uriel precipita a su manera, la última Reversión (el del Pasaje de la Puerta Estrecha) llevando vuestra Conciencia a establecerse en el Interior del Uno, o en el exterior del Uno, pero sin poder ignorar la Unidad, como Principio fundador de toda Creación, como Principio fundador de todo mantenimiento Dimensional, de toda Verdad, de toda Realidad, cualquiera que sea la Conciencia, cualquiera que sea la Vibración (de esta Conciencia). Así, durante esta etapa de vida, les es propuesto vivir la experiencia, en totalidad de vuestro devenir Vibratorio (devenir de vuestra Conciencia, en función de vuestro tiempo individual, comenzando a medida de vuestras jornadas, a inscribirse en un tiempo que se volverá cada vez más colectivo. El tiempo colectivo de la Tierra es decidido por la Tierra. El tiempo colectivo de la humanidad es decidido por el humano. Hemos comunicado el Principio de la Comunión y de la Gracia, realizándose sin ninguna voluntad por el principio de la nueva Tri-Unidad, por la acción del Arcángel Uriel, permitiendo en ustedes vivir y Concientizar la totalidad de vuestra co-creación, independiente de toda acción vinculada a esto que hemos llamado la falsificación de este mundo.
Así pues, la Conciencia individual vive, efectivamente, su Liberación y su Ascensión en los dominios de la Libertad que les son propios, manteniendo este cuerpo (o no) en la superficie de este mundo a fin de realizar eso que habíamos dicho: Expandir la Luz, hacer crecer la Luz. Incluso aquellos que a vuestros ojos y a vuestra Conciencia, no van en la misma Vibración y en la misma Unidad, participan, por su resistencia y por su oposición, en el establecimiento de la Luz. En este sentido (y como se les ha dicho) no juzguen nunca a un prójimo, no juzguen nunca el comportamiento un pueblo, cualquiera que sea, porque este pueblo, donde sea, manifiesta a su manera, lo que es justo para la Liberación del encerramiento. Recuerden que la totalidad de las Conciencias debe vivir su Liberación, deben vivir su cara a cara con la Luz, con el fin de penetrar, en toda Conciencia, en Conciencia abierta, en la manifestación de sus propias elecciones, la co-creación conciente de su propio universo, su propio paradigma que es diferente para cada Alma, para cada conciencia, para cada Espíritu. Algunos vivirán el Alma, otros vivirán el Samadhi (el acceso total al Si) otros vivirán la Disolución en la Luz.
Estos distintos mecanismos posibles de Ascensión se los dieron, aquí hace poco tiempo (Nde: ver canalización de GEMA GALGANI del 12 de noviembre de 2011). Queda ahora por expresar lo que digo en el conjunto de la humanidad: lo que viene es Luz, lo que viene es Verdad. Cualquiera que sea la mirada que lleven, cualesquiera que sean las inserciones que formularán, vayan más allá de lo que sus ojos les dan a ver. Vaya más allá de las opiniones y dictámenes. Midan (sin juzgar) con la vara de su Corazón, la Vibración (con la vara de su pensamiento, si su Corazón no vibra) y acepten que en definitiva y en finalidad, la única cosa que se vive es la vuelta verídica, auténtica y final, de la Luz, en un mundo que se privó de ella desde hace mucho tiempo. Recuerden también que en este mundo que recorren, absolutamente todo se invierte: que lo que llaman Luz sólo es Sombra, que no existe Sombra en los mundos de la Unidad, que existe una Luz llamada Vibral (Fuego del Espíritu, Fuego del Amor) viniendo a consumir la totalidad de las Ilusiones, la totalidad de las creencias, la totalidad de los encerramientos, la totalidad de las enajenaciones, la totalidad de lo que no es la Unidad.
En virtud de este principio, se establecerán, ustedes mismos, en la resistencia o en la aceptación, en la recepción o en la negación. Eso se hará de manera natural, que eso sea la aceptación o que eso sea la negación, porque su opinión y su Co-creación consciente, de este momento, será muy exactamente lo que concretaron, lo que han realizado, en este mundo, en este momento particular de la historia de la humanidad, correspondiendo a su Liberación final. El que querrá llamar, por su opinión y su Vibración, este proceso, una muerte, vivirá una muerte que es también una Liberación. Toda Conciencia no podrá seguir siendo más ignorante de la Luz. Toda Conciencia, incluso en total contradicción con la Luz, vivirá el encuentro consciente con la Luz. Pasado el momento de choque (que es consustancial a cada Conciencia), cada Conciencia podrá entonces, con paz y serenidad, manifestar su devenir Vibratorio, su devenir de Conciencia y establecerse en el ámbito que se adapta a lo que ella es. No hay pues, una vez más, ni qué obligar, ni qué juzgar, ni a tener miedo, ni a esperar, ya que el conjunto de las circunstancias de este mundo, en sus momentos individuales y colectivos humanos, les pide concientizar, muy exactamente, lo que son y no lo que creen.
El conjunto de las creencias provenientes del encerramiento, son llamadas (para el conjunto de la humanidad) a borrarse enteramente, ante la majestad y la Gracia de la Luz. Por supuesto, aquellos de entre ustedes, Semillas de Estrellas que la ignoran, que niegan la Luz, por la incapacidad de establecerse en la visión del Corazón se les dará el tiempo que sea necesario para entender, aceptar y acoger su Liberación, cualquiera que sea vuestro tiempo (individual o colectivo) cualquiera que sea su estado físico como psicológico. La Luz es Gracia para aquel que la rechaza como para el que la acepta enteramente. Entonces, el tiempo que pasa y que acerca a ustedes de esta intervención de María, es el tiempo más propicio para permitirles vivir los mecanismos de la Ascensión. Recuerden que existen Ascensiones múltiples. Dejaré volver a entrar en detalles a una de las Estrellas, en los procesos que se viven para los que se abandonaron a la Luz, para los que viven las Vibraciones de las Coronas Radiantes. Preciso no obstante que más allá de esta porción precisa de la humanidad, el conjunto de la humanidad vive su Liberación y que la Liberación del uno no es la Liberación del otro y que el devenir del uno no es el devenir del otro.
De la misma forma que un Ser humano, se reencarna en la superficie de este mundo, y pasa por las Puertas de la muerte donde no hay nada que llevar de este mundo (excepto la experiencia vivida) de la misma forma (Y como eso se dijo) cada uno vivirá eso que está a vivir, precisamente, no dependiendo más de cualquier tiranía, de cualquier encerramiento o de cualquier chantaje ejercido por un país, o por un prójimo, por un hijo, por un padre. La Libertad no será ya una palabra inútil ya que cada Conciencia, en la superficie de esta Tierra, sabrá muy precisamente lo que es la Libertad, cualquiera que sea lo que decidió vivir por el establecimiento de su Conciencia. Esto está en marcha. No les doy fecha porque eso ya se desarrolla, para algunos de ustedes, desde algunas semanas. Otros son llamados a vivirlo en el momento que les será más conveniente. La totalidad de la humanidad sabrá (en la fecha que les ha sido dada por María), muy exactamente y precisamente, cual es su devenir Vibratorio, el devenir de su Conciencia, el devenir de la Libertad, ya que cada uno vivirá la Libertad que el ha co-creado para sí mismo.
He aquí el anuncio que el conjunto del Conclave Arcangélico me ha pedido traducir y darles. La transmisión Vibratoria, del Arcángel Miguel y Uriel, permite la restitución del conjunto de los códigos de la humanidad (que se habían confiscado) bien más allá del OD, ER, IM, IS, AL, por la presencia del conjunto de las claves Metatrónicas, permitiéndoles vibrar al unísono de la Unidad (o, en cualquier caso, al unísono de su Ser), cualquiera que sea la Libertad elegida y la liberación elegida. Bien amados Hijos de la Luz, bien amadas Semillas de Estrellas, en el marco de esta intervención específica, si existe una necesidad de precisión (exclusivamente con relación a lo que acabo de enunciar), entonces les escucho.
Pregunta: ¿Hay una diferencia entre la disolución en el Todo y la integración en el Cuerpo de Êtreté?
Bien amado, la disolución en el Todo no excluye la integración de un cuerpo de Êtreté en el seno de una Dimensión, porque ustedes concientizarán, en ese momento allí (para vivir la experiencia real y vivida), que no hay ninguna diferencia entre disolverse en el Todo, entre vivir tal Dimensión o tal otra Dimensión ya que lo ilimitado como su nombre lo precisa, y su Vibración lo precisa, está sin límites. Pasar de lo limitado a lo ilimitado, es la toma de Conciencia y la vivencia de la experiencia de que absolutamente nada puede encerrar la Conciencia, que absolutamente nada puede limitarla. Ustedes son a la vez el Todo, como una parcela del Todo. Ustedes son a la vez un Arcángel, como una Estrella. La particularidad de las Semillas de Estrellas re deviniendo Estrellas, es de poder establecerse allí donde ellas lo deseen, sin estar limitadas por cualquier Vibración, por cualquier cuerpo. La Conciencia Ilimitada no es ya más ser tributario de quienquiera, de cualquier cosa (forma, tiempo, espacio).
La ausencia de localización de la Conciencia, llamada Turiya, es una verdad que está a vivirse, a manifestarse. Entonces, cualquiera que sea vuestra forma específica de Ascensión, aquellos que vivirán la Unidad, vivirán, al mismo tiempo, este mecanismo de simultaneidad, llamado la Disolución en el Todo, regreso al estado Brahmánico, el estado absoluto del último Samadhi llamado Maha Samadhi, o entonces decidirán de establecerse en un cuerpo de Dimensión diferente, y de Vibración y de densidad diferentes, Unificados ya que como su nombre lo indica, no estarán ya limitados a este cuerpo de Êtreté, pero tendrán una infinidad de cuerpos, una infinidad de conciencias. Una Conciencia individualizada no mas encerrada en una personalidad, pero teniendo la lucidez y la claridad total de eso que significa la Transparencia de la Luz, el Abandono a la Luz; encontrar su Esencia, su Verdad, en la Luz como en los mundos Unificados carbonosos.
Cualquiera que sean las formas diferentes que les han sido dadas, descritas, de Ascensión, solo se derivará vuestro futuro y vuestro devenir de vuestra forma de vivir los aspectos Vibratorios actuales. No estará condicionado por ninguna autoridad exterior. Será justo en un momento dado, sincronizado con el tiempo de la Tierra, el cual solo ella conoce el Tiempo, conoce el instante y conoce el día. Este proceso que está a vivirse, se desarrollará en un tiempo desconocido de nosotros (como de ustedes) por un proceso particular (dejaré a una Estrella expresarse) que puede ser llamado para algunos de entre ustedes, los mecanismos de éxtasis. Algunos de ustedes viven este éxtasis otros no lo viven. En un momento dado, el conjunto de la humanidad, conciente o no conciente de la Luz, conciente (o aún no) de sus elecciones, realizará la conciencia de sus elecciones (precisamente por este proceso llamado de éxtasis o Comunión total con la Luz) que prefigurará y anticipará su devenir y su futuro.
No tenemos más cuestionamientos, les agradecemos.
Bien amados Hijos de la Luz, bien amadas Semillas de Estrellas, Hijos de la Ley del Uno, vamos juntos a establecer un tiempo de Comunión, un tiempo de Gracia, de Corazón a Corazón de Conciencia a Conciencia, aquí y en otra parte. Mis observaciones deberán ser audibles para la mayoría de los humanos que tendrán la oportunidad de caer sobre mis declaraciones. Juntos, vivamos la Comunión.



... Efusión vibratoria / Comunión...
Por la Gracia de la Ley del Uno
... Efusión vibratoria / Comunión...
Hasta pronto.

Para Re-Leer Gema Galgani 11 de Noviembre de 2011

GEMMA GALGANI
12 noviembre 2011
Yo soy GEMMA GALGANI. Hermanas y Hermanos, que la Paz sea y la Luz vibren en nuestros Corazones. Vengo hoy, para expresarme como portadora de la Vibración Unidad, a fin de dar ciertos, no detalles sino generalidades concernientes al proceso llamado Ascensión. Trataré de daros las palabras más adecuadas para un proceso que está eminentemente ligado a la experiencia y a la vivencia que difícilmente puede traducirse con palabras. Pero yo plantearé de alguna forma, las bases de lo que se dará y desarrollará ulteriormente, por los Ancianos, por otras Estrellas o por los Arcángeles en función, si lo puedo decir, del grado de avance de establecimiento de la Luz, en este mundo.
En resumen, podría decir que existen tantos mecanismos ascensionales como seres humanos y podría decir también, en resumen, que la Ascensión es un mecanismo único concerniente a la totalidad de la humanidad. Comprenderéis igualmente que todo depende del punto de vista en el que os situéis para hablar de tal fenómeno y de tal mecanismo. El punto de vista colectivo corresponde efectivamente, a un momento dado preciso, reconocible, legitimado por toda la colectividad humana, sea en este cuerpo o aun en lo que queda de la matriz astral para aquellos que nosotros nos hemos acostumbrado a llamar los desencarnados, que han formado parte de este ciclo de experimentación, ese ciclo de encierro (poco importa el nombre que le demos). Justo antes de mí, nuestra hermana MA (ndr: intervención de MA ANANDA MOYI), ha evocado algunos procesos relativos a la alternancia de dos conciencias. El proceso de Ascensión en sí mismo, es justamente el momento en que esta alternancia a título individual, llega al final para vosotros de forma individual. Permitiéndoos entonces, estableceros en vuestro devenir Vibratorio, de alguna forma, esperando (y esta palabra no es anodina) el proceso colectivo que en sí, por supuesto, es sincrónico para todas las conciencias, presentes de este lado del velo como del otro lado del velo (en las puertas de la muerte astral, para los hermanos y hermanas que están sin cuerpo, por el momento).
De forma muy pertinente, muchos seres humanos hoy, viven los estados que les hacen pasar, como decía MA, de un estado a otro. Llegará un momento (quizá ya ha llegado para algunos de vosotros) donde, cualesquiera que sean las fluctuaciones de la Luz que se puedan presentar a vosotros (sea en los Alineamientos, en vuestras meditaciones o en actos totalmente cotidianos), donde esta fluctuación, ese balanceo de un estado a otro, sencillamente, no existirá más. Es decir que estaréis de manera constante y en gran parte de vuestra vida, en un estado dado. Ese estado dado corresponderá primero, a la permanencia más o menos completa, de los mecanismos de las Coronas (Corona Radiante de la Cabeza y Corona Radiante del Corazón). Llegará un momento en que las fluctuaciones ligadas a esos momentos, verificables o la intensificación de la Luz Vibral estén manifiestas, en que no veréis la diferencia entre esos momentos y los momentos ordinarios. Repito una vez más, que esto concierne a la Corona de la Cabeza, la Corona del Corazón o el Sacro.
Paralelamente a esto, constataréis muy exactamente que lo que constituye el cuerpo de deseos (sea a través del cuerpo, a través de las emociones, a través mismo de la mente y de la razón), que no hay más oscilación que vuestro humor, que vuestro estado permanecerá en una cierta estabilidad. En esta estabilidad, no habrá más manifestación de cualquier cuestión, de cualquier deseo. En ese momento, os sorprenderéis a vosotros mismos de no desear nada y estar simplemente, en la aceptación total de lo que estáis a punto de vivir sin exaltación, sin posibilidad de plantearos la mínima cuestión, sobre el futuro, sobre el pasado o sobre el sentido mismo de lo que hay que vivir en ese instante.
En resumen se puede decir que en un momento dado, el mecanismo mismo de los vasos comunicantes, palabras empleadas por MA, simplemente no existirán más porque la conciencia estará en un equilibrio. Este equilibrio es un equilibrio que no es aun el mecanismo de la Ascensión colectiva final, sino que contribuye grandemente a título individual, a establecerlo para la Tierra, en el momento de su elección. A través de ese estado (en el que estaréis, repito, a vuestra hora, si puedo emplear estas palabras) será de alguna forma (y también tomo la expresión de MA), la sentencia Vibratoria. Esta sentencia que no es un juicio porque la Luz es justa y no puede juzgar, no puede más que constatar. Y esto os permitirá constatar a vosotros mismos lo que permanece en ese estado estable. Así pues, lo habéis comprendido, existe una amplitud de movimientos y de oscilaciones que acabará (a su término que es el vuestro) por una estabilidad y por lo tanto una forma de permanencia de la conciencia en sí misma, en un estado o en otro. Cualquiera que sea ese momento, en lo que acabe, será muy exactamente, para vosotros lo que es justo y la sentencia más adaptada a vuestra conciencia. También y según el estado de vuestra conciencia (a su término que es el vuestro), derivarán los diferentes mecanismos posibles de la Ascensión. A algunos de vosotros se os han mostrado, sea porque ya se han percibido, sea porque son objeto de especulación, de diversas maneras.
Lo que hay que retener y que es esencial, es que en ese momento colectivo, del que nadie conoce la fecha, estaréis todos, (de manera milagrosa, si se puede decir) absolutamente sincronizados con vuestro propio Devenir. No puede ser de otra forma y no podrá ser de otra forma, en ese momento. La inteligencia de la Luz es total. Ella respeta totalmente vuestra Libertad de Ser. Vuestra Libertad de Ser pasa por la libertad total de cada ser y por la aceptación total durante ese momento colectivo, que cada conciencia es, muy precisamente, transportada a su justo lugar, que este justo lugar toma uno de los aspectos posibles de las diferentes ascensiones. ¿Cuáles son esos diferentes aspectos posibles? Serán los siguientes, siempre insistiendo sobre el hecho de que no habrá interrupción de la conciencia en sí misma. Es decir lo que conocéis todavía hoy, como la alternancia vigilia-sueño, por ejemplo (donde más allá del estado de sueño, ningún recuerdo consciente emerge durante la noche), simplemente no existirá más. Llegará un momento en que la conciencia no podrá ser obliterada o interrumpida, de ninguna forma posible. Sea por la alternancia vigilia-sueño, sea por las fluctuaciones (hasta cierto punto normales) de la integración de la Luz, en esos momentos la conciencia será Una, permanente e indivisible, traduciéndose por diferentes consecuencias, para cada uno según precisamente, esta famosa sentencia Vibratoria.
Algunos verán su conciencia y el cuerpo en los que están, elevarse real y concretamente del suelo para ser llevados y transportados por rayos de Luz blanca, a su destino. Esto concierne tanto a las conciencias que hicieron la elección hace mucho tiempo, más allá de la sentencia, de acompañar esta Dimensión hasta su extremo límite, para recibir los códigos que yo llamaré de inseminación (que serán explicados ulteriormente) de la nueva Dimensión de vida, llamada quinta Dimensión o más allá.
Retened que el proceso que os he descrito será simultáneo y sincrónico, por supuesto, tanto si existe y ha existido a partir de las Bodas Celestiales, la posibilidad para algunas conciencias (y en particular, en otros continentes que el vuestro), de experimentar la plena conciencia sin el cuerpo, siempre permaneciendo en esta Dimensión y de convertirse en lo que la mirada de la personalidad podría llamar de manera divertida, un fantasma (pero que no lo es).
Otras conciencias elegirán, por sentencia Vibratoria, dejar que la Luz disuelva totalmente, la totalidad de las últimas ilusiones, poniendo al desnudo la conciencia en su nuevo cuerpo: la oruga se hace entonces mariposa, totalmente. La oruga no será más un despojo, sino de alguna forma, transmutada y fagocitada directamente, por la Luz. La conciencia se encontrará entonces en disolución, en la Luz, en el cuerpo de Êtreté, sin ninguna interrupción de conciencia, sin ninguna dificultad. El choque de la humanidad para estas conciencias, será reducido a su más simple expresión, como en el momento de despertar después de un sueño, directamente de un estado a otro sin poder, en el primer momento, establecer la diferencia entre el antes y el después de este acontecimiento.
Para las conciencias en que la sentencia Vibratoria es la perpetuación del alma, durante un cierto tiempo, la perpetuación de este cuerpo (cualesquiera sean las razones que ninguna conciencia puede juzgar), entonces el camino podrá ser diferente. Podrá haber el embarque de este cuerpo (de manera amplia, y es voluntaria hoy) por las Fuerzas que nosotros llamamos las Fuerzas de la Confederación Intergaláctica de los Mundos Libres, relacionadas y pertenecientes a los mundos llamados de carbono Unificados, como algunos de nuestros hermanos a los que hemos aludido: pleyadianos, vegalianos, arcturianos, por ejemplo.
Para otras conciencias llamadas, cuya libertad corresponde a la perpetuación de la conciencia más allá de este cuerpo, en una estructura carbonada, habrá en ese momento, contacto con la Luz, establecimiento de la Unificación, no disolución del alma sino conciencia del alma y de la propia conciencia, de vivir la experiencia deseada en un nuevo cuerpo. Ese nuevo cuerpo no pasa absolutamente por las puertas del olvido (llamadas nacimiento en este mundo) como hemos vivido todos, más bien como la continuación de la conciencia en lo que se ha convertido, en la edad y en la conciencia de la sentencia Vibratoria del instante, permitiendo entonces al alma perpetuarse, el tiempo necesario que juzgará adecuado afinarse, para encontrar la Libertad total.
Todos estos procesos conciernen a la vida de este lado del velo, como para las almas que están a la espera de este momento. Tenéis la posibilidad, manteniendo este cuerpo desde hoy, de acercaros más y más fácilmente a vuestra sentencia Vibratoria. Esto permitirá que estéis en la conciencia limitada o en la Conciencia Ilimitada, de vivir el mismo proceso de absorción de la Luz, con lo que la consecuencia será evidentemente, diferente según vuestra Libertad y según lo que concibáis y Vibréis de la Libertad. Entonces será hecho muy exactamente a cada uno, según su Vibración.
En lo que concierne a un número importante de conciencias que no tienen hasta el presente, si se puede decir, ninguna conciencia de los procesos en curso, o una negación incluso, absoluta de los procesos en curso, si esas personas forman parte de lo que llamáis vuestros familiares, no tengáis ninguna inquietud porque para cada conciencia, hay precisamente una plan, un justo destino que no puede de ninguna forma, ir al encuentro de la ley de Libertad. Si por supuesto, la Libertad de una conciencia es permanecer en la acción-reacción, esa será su Libertad, pero en toda conciencia de lo que es la Luz y lo que se propone la Liberación total, en la Unidad. Desde ese instante, o desde el momento en que os hayáis concienciado (no por mis palabras, sino por vuestra propia experiencia individual que debe realizarse durante este periodo tan corto), no tendréis más, por supuesto, ninguna pregunta, ningún miedo, contrariamente a lo que pasa habitualmente con el anuncio de vuestra muerte, en este mundo. Lo que viene, repito, no es la muerte sino la Vida en su plenitud, en su Libertad y en el respeto de cada conciencia, en su totalidad.
La acción colectiva de la Luz por supuesto, pasará por ciertas desapariciones totales e instantáneas, de algunos elementos que no existen. Todo lo que se ha proyectado, construido, (como elemento de protección, como elemento no natural) será totalmente borrado de la Luz. Lo que es borrado es estrictamente lo que no existe y en absoluto lo que existe (incluso fuera de la Luz) y concerniente a la conciencia. Esta certeza se establecerá en vosotros, aunque para algunos en un primer tiempo inicial, se traduzca efectivamente por un choque y un escalofrío. Pero el choque o el escalofrío no serán más que un instante muy breve y transitorio que no puede desembocar de ninguna forma sobre la persistencia de cualquier ilusión, de cualquier sufrimiento o de cualquier alteración de la propia conciencia. En resumen (y como se os ha dicho ya), cuanto más se agote y pase el tiempo, en este mundo en el que estáis aun, más os acerca a vuestro estado de conciencia futura, y menos tiempo queda para vivir el choque de la transición.
Una vez más, os parecerá cada vez más claramente (sea en la conciencia limitada, como en la Conciencia Ilimitada) que no puede resultar ninguna pena, ningún sufrimiento de ese mecanismo de paso de la Luz, cualquiera que sea vuestro devenir Vibratorio. Aquellos de vosotros que vuelvan la espalda a la Luz (con razón porque no viven nada), vivirán exactamente la misma certeza Interior que la vuestra, concerniente a la Luz. Todo lo que se ha denominado miedo o atadura colectiva o individual está en fase de disolución. El anuncio realizado por el Arcángel Miguel corresponde en vosotros, a una nueva dinámica de vuestra conciencia, una nueva dinámica de percepción y de distanciación, o no, entre la Vibración de la conciencia Una y la Vibración si se puede expresar así, de la conciencia limitada que es, justamente, ausencia de Vibración. Sumergirse en el Supramental, hacerse Luz (cualquiera que sea vuestro mecanismo ascensional, propio e individual), se despojará y desembarazará (por el hecho mismo de la desaparición, individual y después colectiva, del sistema de control de la mente humana) de las emociones de servidumbre, de la identificación a la personalidad y os permitirá vivir esto sin miedo.
El choque, si lo hay, recordad que será más y más corto, cuanto más avance el tiempo en la Tierra. No pidáis pues absolutamente que las cosas se aceleren, no estéis, como ha explicado el Comendador, en la espera sino en la esperanza porque es eso lo que vivís en este momento. Y la esperanza no es una espera, la esperanza es un estado de Vibración en el que, situados en el centro de los Cuatro Pilares del Corazón, se realiza el Paso de la Puerta Estrecha. Habiendo realizado ese pasaje, individual y después colectivamente, os daréis cuenta de manera muy simple, que todas las aprensiones, que todas las preguntas, concernientes a la aniquilación de la personalidad o de la conciencia limitada, no tendrán ningún sentido. Cuanto más os acerquéis a ese estado (que os concierne individualmente), más constataréis esto en torno a vosotros, más sabréis de manera indudable, que os acercáis a ese choque.
Os recuerdo (y terminaré con estas palabras, sin desear abrir en este día un espacio de cuestiones, porque muchas respuestas os van a ser aportadas por vuestra propia experiencia, desde ahora) que cuanto más vayáis hacia esta Vibración, o hacia la negación de la Vibración, más constataréis que las zonas de sombra o las zonas de resistencias, que las zonas de preguntas, se alejan de vosotros, de vuestra vida, más y más rápido. Preparando entonces, por los signos del cielo y de la tierra (que no son nada más que vuestros propios signos: en efecto, el cielo se va rasgar, de igual forma que vuestra envoltura cardiaca que se va rasgar), liberando entonces la Esencia del Ser, para vivir la mariposa. Aquél que desea, por una razón que le es propia e íntima que nadie puede juzgar, permanecer siendo oruga, permanecerá sin ningún problema, la oruga que tiene ganas de transformarse. Nosotros hemos dicho que esta época es el periodo de la co-creación consciente: esto no es una palabra vacía, esto no es una expresión o una alusión a lo que sea sino más bien la verdad de lo que cada uno tiene que vivir.
La Unidad no es un estado que conquistar, es un estado que se establece, como se ha dicho, por la Gracia y la Comunión cada vez más abundante en esta Tierra, para un número de conciencias cada vez más importante. Así, solo las conciencias que deseen mantener la antítesis del Amor (es decir el miedo y el poder) vivirán, en definitiva, la confrontación con la Luz Vibral como un fuego devorador. Y esto será un fuego devorador, no por la conciencia sino por lo que, en la conciencia, se opone enconadamente a la Vida. Porque la Vida es Una, en los mundos carbonados Libres, como en los mundos multidimensionales Libres. Lo que viene es el retorno de la libertad. Lo que viene es Alegría en vosotros, como para toda la Tierra. Admitid que solo aquél que no conoce la verdadera Alegría de la Vibración del Amor y del Corazón no puede aceptar, mientras que no lo haya vivido, la luz. Pero la Luz se establece para todos: incluso aquellos que quisieran sustraerse, no podrán hacerlo, estén donde estén, cuando el momento colectivo se anuncie.
Así pues, por la acción del Arcángel MIGUEL, por vuestra acción y por nuestra acción común (dado que venimos, sobre los espacios multidimensionales, sobre los Multiversos o los Universos), la única finalidad, cualquiera que sea el punto de vista y la mirada dirigida, es únicamente la Alegría, la Libertad, el Amor y la Unidad. Cada día que tenéis que pasar, debéis llenaros de la Vibración de la Luz o de la ausencia de Vibración. Pero cada día (que concierna, una vez más, a la gran mayoría de la humanidad. No hablo, por supuesto de las fuerzas fieramente opuestas a la verdadera Luz, que son en número muy limitado en relación a la masa de la humanidad, cualquiera que sea su origen estelar, Dimensional, que hayan vivido el encierro), la sed de libertad, expresada y visible en la superficie de esta Tierra, desde el inicio de este año, cualquiera que sea el aspecto, a veces no coherente, no hace más que traducir la aspiración de la humanidad a su Libertad y su Liberación. Ya no es tiempo hoy, de dejar el mínimo miedo reemplazar la Alegría de la Libertad y de la Liberación. Solamente hay que, cualquiera que sea vuestro devenir Vibratorio, vivir plenamente la Alegría de la Luz. La forma en que viváis este periodo, entendedlo bien, no depende en definitiva y como siempre, más que de vosotros solos, pero con una agudeza de la conciencia sin ningún parecido en relación a las experiencias que hayáis podido tener hace algunos meses o algunos años de este tiempo Terrestre.
He aquí los pocos elementos que os retransmito, en nombre de las Estrellas, por la Vibración que es mía y vuestra. Otros elementos concernientes más directamente a los mecanismos Vibratorios y no solamente a la conciencia Vibratoria, serán aportados por los especialistas de la conciencia y de la Vibración. Simplemente yo he preparado el marco general de ese proceso ascensional concerniente, sin ninguna excepción a toda la humanidad. Muchos Arcángeles y Ancianos os han dicho que todo estaba cumplido en los Universos Unificados. Todo está efectivamente cumplido y todo se cumplirá, en esta Dimensión ahora, de la manera más ligera posible, cualquiera que sea el choque de la humanidad.
Hermanas y Hermanos encarnados, que la Paz de la Unidad sea para siempre, vuestra Morada. Lo hora de la resurrección es una hora de Alegría. Las angustias que vuestra conciencia pueda haber vivido en las semanas y los meses transcurridos, para aquellos de vosotros involucrados quizá, más lúcidamente en el camino de la Luz, no para ser juzgado, condenado o rechazado, puesto que ha representado para vosotros, vuestro camino y vuestro encaminamiento para acceder a esto. Que la Gracia sea entonces devuelta por el camino de cada uno, para el Amor de cada uno. La acción de Gracia y la Comunión de todos los Despiertos de la Tierra van a rendir de alguna forma, cada día, la tarea más evidente y fácil, para la Luz en su establecimiento total. Yo terminaré con estas palabras, con Amor, por el Amor y en el Amor de la Luz Una. Que la Alegría sea vuestra Morada. Hasta la próxima vez.